ESTRENO: “El Hobbit”

ESTRENO: “El Hobbit”

Imagen
Demasiados enanos estropean el caldo: como quiera que se llamen, en “El Hobbit”.

Quizás siempre debe haber lugar en el panorama del entretenimiento para un visionario convertido en mercader. Ahora que George Lucas vendió los derechos de “La Guerra de las Galaxias” a Disney, Peter Jackson aparece como relevo para la posición. “El Hobbit: Un Viaje Inesperado” representa su regreso a la ‘Tierra Media’ de los libros de J.R. Tolkien. Pueden leer mi reseña aqui, en la revista DOMINGO del diario LA PRENSA.

Sin embargo, lo mas interesante de la película tiene que ver con la técnica que se pretende introducir con ella. El cine tradicional se filma y se proyecta a 24 fps (‘frames per second’ – cuadros por segundo). Eso quiere de decir que un segundo de imagen en movimiento está realmente formado de 24 imágenes estáticas que corren una tras otra, creando la ilusión de sonido. De la misma manera en que “Avatar” metió como caballo de Troya el nuevo 3D, ahora la industria quiere que 48 fps sea el estandar. Con el doble de imágenes constituyendo un segundo de proyección, en teoría el movimiento se vuelve mas fluido, y la realidad retratada…pues, mas real, mas cercana a lo que mira el ojo humano. ¿Es eso algo necesariamente bueno? Todavía no lo sé.

El pre estreno al que asistí el pasado miércoles 12 de diciembre estaba supuesto a proyectarse en 48fps. Sin embargo, a última hora, Technicolor, la empresa procesadora de los archivos digitales empleados para la proyección, se hecho para atrás. En teoría, ya se está presentando en el formato, pero aún no he podido encontrar el tiempo para someterme de vuelta a la aplanadora de Jackson y formar mi propio criterio sobre los efectos del incremento. No es fácil liberar un bloque de tres horas de tiempo cuando no se es crítico de cine de tiempo completo. Por el momento, entonces, los dejo en suspenso. O mejor aún, si ya vieron la película a 48 fps, cuéntenme que les pareció. ¿Notaron la diferencia? ¿Fue para bien o para mal? Espero sus comentarios.

Deja un comentario