“VALENTINE´S DAY” (Garry Marshall, 2010)

“VALENTINE´S DAY” (Garry Marshall, 2010)

Esta no es una película. Es un producto alusivo a una fecha conocida por desatar la mayor estampida de consumismo después de la Navidad. “El Día de San Valentín” se vende como comedia romántica apta para que parejas enamoradas armen su propia cita alrededor de este evento. Proceda con cautela. Cuando un filme es estrenado al mismo tiempo en Hollywood y en Managua, no es porque la industria quiera darnos sus mejores ofrendas de manera perentoria. Esa es la señal de que mas que con Cupido, esto tiene que ver con Mammon.

rs_1024x759-160210154021-1024-Taylor-Swift-Taylor-Lautner-Valentines-Day.jm.21016
Cuando los Taylors atacan: Swift y Lautner atraen “millenials” a “Valentine´s Day”

20 personajes viven aventuras y desventuras amorosas durante un catorce de febrero. El ecléctico reparto parece reflejar la diversidad de la ciudad de Los Ángeles, pero en realidad responden a un calculado esfuerzo de mercadeo. Julia Roberts hace reventar su caballuna risa como la estrella designada, atrayendo al público femenino. Bradley Cooper trae a los hombres jóvenes que aún se están riendo de “The Hangover” (Todd Phillips, 2009). Los espectadores de la tercera edad pueden conectar emocionalmente con Shirley McLaine y Hector Elizondo. Los mas jóvenes tiene al galán de la saga de “Twilight”, Taylor Lautner, y a la estrella de la música country, Taylor Swift. Los latinos pueden entrar por la simpatía que les despierta George López. Los afro-americanos tiene a Jamie Foxx y  Queen Latifah….podemos seguir descifrando los cruces demográficos establecidos por el casting hasta la eternidad. Y eso sería mas entretenido que la película.

Es imposible darles una sinopsis de la trama, pero no por la complejidad de la narrativa – que no existe -, sino porque la simple acumulación de incidentes lo hace inmanejable. Virtualmente cada personaje protagoniza su propia historia, que debe desarrollarse y resolverse en un puñado de breves escenas. El efecto es agotador. Pasan tan rápido que pocos logran siquiera causar una impresión en el espectador, o infundirle algo de humanidad a las características que se le endilgan.

La película encaja en la tendencia de narrativas corales que revelan poco a poco las conexiones entre sus múltiples personajes. El estilo florece particularmente bien en Los Ángeles. Véase el trabajo de Robert Altman en “Shortcuts” (1993), apoyado en cuentos de Raymond Carver. Quentin Tarantino lo ironizó en “Pulp Fiction” (1994). Paul Thomas Anderson le reveló el corazón en “Magnolia” (1999), y Paul Haggis le exprimió un Oscar al aplicárselo a la conciencia culpable de la sociedad aquejada por el racismo en “Crash” (2004). También hay una efectiva comedia romántica en esta línea, “Playing by Heart” (Willard Carroll, 1998). 

7czo52z1d3u3u52
De Taylor Swift espero cualquier cosa, ¿pero de vos, Julia?: Cooper y Roberts vuelan juntos

La película de Garry Marshall esta mas cerca, en efecto y resultados, de la desigual “Love, Actually” (Richard Curtiss, 2003), que cambiaba el Día de San Valentín por la Navidad y California por Londres. Pero es mucho peor.  Marshall ni siquiera es capaz de aprovechar el carácter de la ciudad, mas allá de incluir tomas de monumentos y edificios reconocibles. No hay truco barato al que no recurra – tomas de reacciones de animales, niños adorables hablando de amor -. Lo peor de todo es que su película se escenifica en un mundo plástico y vacío. Su “amor” es el de las tarjetas Hallmark, no el de las complejas emociones humanas. La proverbial prostituta con el corazón de oro – Anne Hathaway, en franco homenaje a Roberts y la “Pretty Woman” que creo para Marshall – es ahora una interprete de sexo telefónico. Dos adolescentes que le han notificado al mundo entero de su cita de desfloramiento, terminan convenciéndose de que el abstenerse no es tan mala idea después de todo. El problema no es que se evite la carnalidad, sino que se niegue la volatilidad de las emociones. ¿Que queda del amor sin la posibilidad de sufrimiento? Si. A Jennifer Gardner y Ashton Kutcher les rompen sus corazoncitos a mitad del camino, pero en este ambiente tan controlado y aséptico, sabemos que nada malo puede pasar. Y nada nos sorprende.

Los actores luchan heroicamente por imprimir algo de carácter en sus bosquejos de personajes. Quizás la única que sale airosa es Jessica Biel, como una neurótica relacionista pública aterrada ante la soledad. La joven Taylor Swift se posesiona del papel de la rubia tonta con seguridad – y ese es un talento nada despreciable. Todos los demás caen víctimas de las circunstancias. No se asuste si de repente tiene la impresión que esta viendo un programa de televisión: Gardner viene de “Alias”, Kutcher y Topher Grace son veteranos de la desaparecida comedia de situaciones “That Seventies Show”, y hay dos galanes de la actual “Grey’s Anatomy” en el reparto: Patrick Dempsey y Eric Dane.

La presencia de tantos actores de TV no es algo malo per se. La torpe naturaleza episódica del filme, y la incapacidad de darle a cada quién espacio para desarrollarse, hacen que el acto de ver la película se sienta como estar cambiando frenéticamente de canales en un sistema de cable donde todos los canales transmiten terribles comedias románticas.

* Texto publicado originalmente en febrero 2010.

* “Valentine´s Day” está disponible en video casero en este enlace.

<iframe style=”width:120px;height:240px;” marginwidth=”0″ marginheight=”0″ scrolling=”no” frameborder=”0″ src=”//ws-na.amazon-adsystem.com/widgets/q?ServiceVersion=20070822&OneJS=1&Operation=GetAdHtml&MarketPlace=US&source=ss&ref=as_ss_li_til&ad_type=product_link&tracking_id=jc05ce-20&marketplace=amazon&region=US&placement=B002ZG99UE&asins=B002ZG99UE&linkId=35829c8c09b3fefdaff4e15ca44b9a17&show_border=true&link_opens_in_new_window=true”></iframe>

rs_1024x759-160210154021-1024-Taylor-Swift-Taylor-Lautner-Valentines-Day.jm.21016
Cuando los Taylors atacan: Swift y Lautner atraen “millenials” a “Valentine´s Day”

Deja un comentario