“THE PURSUIT OF HAPPYNESS” (Gabriele Muccino, 2006)

“THE PURSUIT OF HAPPYNESS” (Gabriele Muccino, 2006)

Iniciando a junior en el negocio familiar: Smith y su hijo Jayden, en la vida real y en “La Búsqueda de la Felicidad”.

La semana pasada, Hugh Grant mostró como una estrella puede sobrevivir a punta de explotar sutiles variaciones de una misma personalidad. Ahora, llega Will Smith para mostrar la otra cara de la moneda. En “La Búsqueda de la Felicidad”, el chispeante hombre de acción cambia radicalmente para interpretar a un hombre común con el espíritu quebrantado. Olvídese de marcianos invasores y robots homicidas. Los villanos de turno son una esposa desesperada y un casero cobrando la renta. Justo antes que inicie la película, aparece en la pantalla la leyenda “Basada en una historia real”. Eso siginifica que ahora Smith quiere ser tomado en serio.

Chris Gardner (Smith) es un vendedor de equipos médicos, luchando por sobrevivir en el San Francisco de los tempranos ochentas. En su ruinoso apartamento, Chris ve en la televisión a Ronald Reagan lamentando el déficit. El clip nos establece en el tiempo. La película no es una diatiba socio-pólitica. Es un drama doméstico sobre una familia que se desmorona bajo la presión económica, y un hombre que lucha por re inventarse a sí mismo. Su esposa Linda (Thandie Newton), cansada de hacer turnos dobles en una lavandería,  lo abandona junto a su hijo de cinco años, Christopher (Jayden Smith).  A pesar de sus dificultades materiales, Chris insiste en sus planes de cambiar de carrera, asistiendo a un entrenamiento  en un empresa inversiones bursátiles, apostando a las vagas probabilidad de conseguir un empleo pagado. En el día, Chris viste corbata y cuello blanco para pastorear millones de dólares. Por las noches, duerme en un asilo para indigentes.

A pesar de su pretendido realismo – cuya expresión mas refinada se encuentra en la fotografía de Phedon Papamichael -, la película no quiere incomodar demasiado al espectador. En teoría, Smith ha tomado este papel para salirse de su zona de comfort, pero su narración en off sujeta las vicisitudes a un pasado superado. La clara autoridad de su voz trasmite seguridad desde un futuro mejor. Esta pesadilla pasará. La película sería  mejor sin esa innecesaria muletilla sonora.

No se puede negar el triunfo material del verdadero Chris Gardner – cuyas circunstancias, por cierto, eran menos dramáticas que las presentadas aqui. “La Búsqueda de la Felicidad” es la antítesis de la reciente “Pequeña Miss Sunshine”. La pequeña comedia independiente miraba con recelo la obsesión norteamericana con  el éxito. Esta costosa película de estudio, protagonizada por una estrella millonaria, equipara la felicidad con el dinero sin un atisbo de ironía.  Se planta firmemente en la lucrativa industria inspiracional. Menos que explorar la realidad, pretende dorar la píldora y reconfortar vendiendo un sueño de superación. Oprah Winfrey debe estar orgullosa.

Dentro de sus cómodos parámetros, Smith da una buena actuación. Uno quisiera que estuviera mas comprometida con la idea de retarse. El director italiano Gabriele Muccino (L’Ultimo Bacio, 2001) logra despojarlo de sus manerismos, pero el guión y la película entera  estan concebidos para que no olvidemos que Will esta trascendiendo valientemente a su aura de ganador nato. Mírenlo, derramando una silenciosa lágrima en el baño público de una estación de metro donde se ha refugiado después de ser expulsado de casa, con todo y su hijo de cinco años. No estamos viendo a un hombre común sufriendo la indigencia. Estamos viendo a Will Smith, actuado con A mayúscula.

Como suele suceder, el mejor trabajo es el menos vistozo. En sus breves apariciones, Thandie Newton  brilla a la hora de infundirle humanidad a la esposa impaciente. Para reforzar el heroísmo de Chris, el guión la formula como arpía  irredenta, incapaz de apoyar a su hombre y presta a abandonar a su hijo. Sin embargo, Newton crea a un ser humano completo. La tensión de sus escenas con Smith es volátil y creíble.  Lejos de su histrionismo en “Crash” (Paul Haggis, 2004), Newton  crea a una mujer desencantada de reconocible vulnerabilidad. Cuando ella desaparece de la película,  “La Búsqueda de la Felicidad” pierde su conexión mas fuerte con la vida misma.

  • Publicada originalmente en abril, 2007.

Deja un comentario