“SHOOTER” (Antoine Fuqua, 2007)

“SHOOTER” (Antoine Fuqua, 2007)

Michael Peña y Mark Whalberg apuntan en “Tirador”.

Puede añadir el nombre de Mark Whalberg a la lista de estrellas masculinas de acción y consecuencia. El selecto grupo incluye a Robert Mitchum, Steve McQueen, Clinnt Eastwood y Lee Marvin. Ellos hicieron del estoicismo un arte. Bajo sus impasibles caras de poker, proyectaban emociones a alto volúmen. La sola presencia de ellos en una película la elevaba  a un plano superior. El peor film del mundo chispeaba con posibilidades cuando daban la cara por primera vez.Y es eso lo que pasa en “Tirador”, una lastimosa película  de acción con un curioso giro político.

Whalberg es un francotirador desencantado, retirado por voluntad propia después de sobrevivir a costa de la vida de su compañero en una misión encubierta en Etiopía. Su vida de ermitaño montañero termina cuando un misterioso funcionario (Danny Glover) lo recluta para detener un inminente atentado contra el presidente. Como en toda fantasía conspirativa, nada es lo que parece ser, y después de un giro sangriento, Mark se convierte en el hombre mas buscado de los Estados Unidos.

La invasión de Irak es oficialmente la guerra mas impopular de la historia de los Estados Unidos. Hasta una esperpéntica película de acción como “Tirador” se deshace en diatribas contra el gobierno hambriento de petróleo, armas de destrucción masiva imaginarias y presidentes inefectivos, es evidente que la administración Bush corteja la furia del pueblo. Bajo el discuros político,  sigue el esquema de la tradicional fantasía patriotera y vigilantista que engalanaba en la plenitud de sus carreras a Sylvertes Stallone, Arnold Schwarzenegger y Steven Seagal.

Es deprimente contemplar la idea de que esto es lo mejor que se le puede ofrecer a Whalberg. Por eso, prefiero refugiarme en la única virtud de la película: es un ejemplo brillante del misterioso arte del casting. Alguien dijo en alguna ocasión que seleccionar a los actores indicados es la mitad de la batalla, y aqui se hace evidente. El reparto ensamblado por la legendaria Mali Finn es excelente. Al igual que Whalberg, Danny Glover, Rade Serbedzija, Ned Beatty, Michael Peña y Elias Koteas crean la ilusión de que se esta viendo algo mas sustancial de lo aparente. Hasta Kate Mara, en el ingrato papel de la mujer que ofrece refugio y alivio, le da al personaje mas de lo que recibe. El espectador supera los agujeros de la trama y los bandazos de credibilidad, porque la presencia de los actores encierra una intangible promesa de calidad. Al final, la promesa se desvanece en el aire, y solo queda la insatisfacción de haber perdido dos horas de vida contemplando una mala película. Este “Tirador” tiene espléndidas armas, cargadas de balas de salva.

  • Publicada en mayo, 2007.

Deja un comentario