“AVATAR” (James Cameron, 2009)

“AVATAR” (James Cameron, 2009)

 

Después de “Titanic” (1997), el director James Cameron se tomó 12 años en llevar a la pantalla su siguiente película. En Hollywood eso es una eternidad. Según el cineasta, la tecnología necesaria para realizar su visión no existía. En todo ese tiempo, desarrolló nuevas cámara para registrar acción en tres dimensiones; softwares avanzados, para crear realidades mas convincentes en computadoras; delicados sensores de movimiento, para poder capturar hasta el temblor mas leve en los músculos faciales de un actor, y sobreponerlo en un personaje virtual.  Si tan solo hubiera invertido algo de ese tiempo y esfuerzo en el guión…

avatar6-xlarge
¿Recuerdan cuando Sam Worthington iba a ser el nuevo Michael Biehn? Yo tampoco.

“Avatar” es el término usado para identificar al “doble” de un ser humano, a través del cual interactúa con un mundo virtual. En este caso, ese mundo es real dentro del contexto de la película. Se trata de Pandora, un planeta de exótica naturaleza, rico en un mineral llamado “unobtanium”. Dicha sustancia es valiosísima en el planeta tierra. Una poderosa corporación decide explotar los yacimientos, a costa de decimar el medio ambiente y arrasar con los nativos Na’vi. Los científicos jefeados por la Dra. Grace Agustine (Sigourney Weaver) aprovechan el patrocinio para estudiar el planeta y su naturaleza. En cambio, el mercenario jefe de seguridad Miles Quatrich (Stephen Lang) se relame esperando el momento en que pueda destruir toda esa inquietante belleza en el nombre del comercio. Entre ellos se debate la lealtad del soldado Jake Sully (Sam Worthington), un ex marine parapléjico que recupera el movimiento de sus piernas al asumir el cuerpo de su avatar. No hay oxígeno en Pandora, y si los humanos quieren infiltrarse entre los nativos – para aprender o espiar – deben adoptar un cuerpo generado con material genético de ambas especies. Asi, Jake conoce a Neytiri (Zoe Saldana) y se introduce en la tribu con una doble agenda. Pero antes de que puedas decir “Pocahontas Baila con Lobos”, Sully se ve seducido por el modo de vida de esa extraña gente-gato color azul.

Para ser vendida como el futuro del cine, “Avatar” se siente demasiado vieja. Los elementos de su trama son harto familiares. Cameron tampoco tiene reparos en citarse a sí mismo. Weaver canaliza a su Ripley de “Aliens” (1986), de ahi viene también el machismo militar de los mercenarios, y los robots cargadores. También reproduce un giro climático de “The Abbys” (1989), con un bienamado incapaz de respirar. Todo es familiar, pero, en teoría, mejor. Mas “real”.

hero_EB20091211REVIEWS912119998AR
Worthington y Saldana, irreconocibles bajo la piel de sus avatares

El director necesita con urgencia ceder algo de control y colaborar con otras personas en sus guiónes. Los diálogos expositivos cae de la boca de los actores como plomos.  Es un cine de acción, en el sentido mas estricto de la palabra. Cuando se trata de retratar movimento, la película es funcional. Cuando los personajes abren la boca, empiezan los problemas. Duele escuchar los diálogos expositivos. Las ideas simples son enunciadas en los términos mas básicos: los humanos son malos, los indígenas buenos, hay que proteger el medio ambiente…sino, te patearemos el trasero. En un arranque de esquizofrenia, en su tercio final, la película manda sus pacifismo al traste y estalla en una orgía de violencia. El buenazo de Sully se vuelve contra los suyos, para vengar a su pueblo adoptivo. Sería interesante explorar las implicaciones éticas de esta situación, pero Cameron no tiene tiempo ni interés en eso. Hay que terminar el último nivel de este video-juego. O mas bien, la película. Da igual.

Es indudable que el director ha calibrado admirablemente las herramientas de su oficio. Aún en dos dimensiones, la calidad de los imaginería generada por computadoras se siente a años luz de, digamos, realidades fabricadas como las de “2012” (Roland Emmerich). Hay elementos asombrosos: las bestias que pululan en la selva, mezcla de animales contemporáneos y pre históricos. O la manera en que la luz del sol transluce a través de los cartílagos de las orejas de los Na’vi. Pero esos detalles están comprometidos por severos lapsos en el buen gusto. Cameron ha dicho que empezó a pensar en esta historia en los setentas, y a ratos su estética luce anclada en el kitsch de la época. Entre las plantas fosforecentes, las lunas múltiples en el cielo rosado y el casto episodio de dulce sexo na’vi, pareciera que estamos viendo la portada de un viejo disco de prog-rock. Y su ambientalismo es el de un video-clip de Michael Jackson.

AVATAR
El peor de todos es el mejor: Stephen Lang es un buen villano

Quizás es injusto juzgar la película en su versión bi-dimensional. Después de todo, el director la concibió para proyectarse en tres dimensiones. Los críticos norteamericanos se deshacen en elogios ante la supuesta cualidad inmersiva del mundo que Cameron ha creado. Probablemente, en ese formato los estímulos sensoriales distraen completamente de la torpeza narrativa. Pero aquí ninguna cadena de cines ha adoptado la cara tecnología, y podemos ver la película por lo que es. Un filme de aventuras para adolescentes que no han visto demasiadas películas. De cierta forma, Cameron ha tropezado con los dilemas cinéfilos de nuestra época. Que es mas importante? La tecnología o la película como experiencia integral? Los efectos especiales o el elemento humano? Las respuestas pueden darle ganas de irse a Pandora.

Quiere una película épica de aventuras con conciencia ecológica? Busque “Princesa Mononoke” (Hayao Miyazaki, 1997). Desea ver un ejercicio de ciencia ficción con efectos especiales que se funden con una realidad concreta para servir a una historia? Vea “Distrito 9” (2009), aún en cines. “Avatar” puede ser un parteaguas por la manera en que refina las tendencias creativas actuales del cine comercial norteamericano. Pero como película, deja mucho que desear.  Es el avatar menor de otras películas.

* Texto originalmente publicado en Diciembre 2009.

* Puede adquirir el DVD de “Avatar” en este vínculo. 

<iframe style=”width:120px;height:240px;” marginwidth=”0″ marginheight=”0″ scrolling=”no” frameborder=”0″ src=”//ws-na.amazon-adsystem.com/widgets/q?ServiceVersion=20070822&OneJS=1&Operation=GetAdHtml&MarketPlace=US&source=ss&ref=as_ss_li_til&ad_type=product_link&tracking_id=jc05ce-20&marketplace=amazon&region=US&placement=B0044XV3QY&asins=B0044XV3QY&linkId=0c4978254ae6eaf036995709a3ae2fdb&show_border=true&link_opens_in_new_window=true”></iframe>

 

 

Deja un comentario