Les rivières pourpres 2 – Les anges de l’apocalypse (Olivier Dahan, 2004)

Les rivières pourpres 2 – Les anges de l’apocalypse (Olivier Dahan, 2004)

¡Los franceses también pueden hacer malas secuelas!: Magimel, Reno y Natta en “Los Rios Color Púrpura 2: Ángeles del Apocalipsis”.

No hay rios de ningún color en esta secuela de un popular thriller francés del año 2000. El título es invocado para que el público recuerde a su protagonista, el Detective Pierre Niemans (Jean Reno), quien ahora investiga un asesinato que implica a una misteriosa orden de monjes, un grupo de fanáticos imitadores de Cristo y sus apóstoles, y un inminente apocalipsis. O algo asi. La producción, dirigida por Olivier Dahan, viene apadrinada por Luc Besson, el director que después de una estimable película de acción (La Femme Nikita, 1990) se propuso edificar una suerte de Hollywood en París, reproduciendo el estilo fe filme comercial para la audiencia francesa que consume felizmente el producto norteamericano.

Jean Reno  es un viejo amigo. En la mencionada Nikita, aparecia fugazmente como Victor “El Limpiador”, un asesino silente que “arreglaba” los desastres de sus colegas menos eficientes. Desde entonces, ha una presencia sustancial en cuanta película tiene la suerte de acogerlo. Ha destronado a Gerard Depardieu como el actor mas internacional y reconocible de Francia. Aún en basura como el reciente re-make de “The Pink Panther”  (Shawn Levy, 2006), obliga al espectador a tomar en serio el momento. Y vaya que su credibilidad es necesaria para esta lunática explotación de imaginería religiosa y violencia. La trama de “Los Rios…” avanza a empellones, con la tensión elevada artificialmente gracias a una banda sonora tremedista. Cuando hace falta ubicar al espectador, una bella experta en religión (Camille Natta) aparece para exponer la información que hilvana la trama. Pero ni siquiera ella puede explicar a los indestructible monjes que vuelan por los aires como fugitivos de una película de artes marciales. Quizás el siniestro Christopher Lee tenga que ver algo con eso.

Decir que esta película es mala es reduccionista. Como dice una inmortal línea  de Enid, la adolescente existencialista de “Ghost World” (Terry Zwigoff, 2001): “es tan mala que llega buena y regresa a mala otra vez”. Si “El Código Da Vinci” puede tomarse en serio… porque demonios no darle chance a esta sensacionalista pieza de techno-horror-judeo-cristiano? Tiene mas alma que el último esperpento de Michael Bay, y parece venida del mismo círculo del infierno.

  • Publicada originalmente en octubre, 2007.

 

Deja un comentario