“IN GOOD COMPANY” (Paul Weitz, 2004)

“IN GOOD COMPANY” (Paul Weitz, 2004)

¡Que incómodo pedirle un aumento de sueldo a tu yerno!: Quaid trabaja para Grace en “Mi Nuevo Jefe”.

Hace algún tiempo,  el director y guionista Paul Weitz sorprendió con “About a Boy” (2002), una perceptiva comedia sobre un hombre estancado en la adolescencia. Ahora, con varios años de retraso, nos llega su siguiente esfuerzo, centrado en la masculinidad amenzada por la edad y la cultura corporativa. Suena muy serio, pero no lo es.

Dan Foreman (Dennis Quaid) es un ejecutivo de publicidad en una exitosa revista deportiva. Cuando la empresa cambia de manos es una venta de mega corporaciones, Dan baja en la escala laboral para hacerle lugar a Carter Duryea (Topher Grace). Su nuevo jefe es un jovenzuelo inmaduro de 26 años de edad. Dan le dobla la edad y la experiencia, pero debe asirse a lo que queda de su puesto por dos razones: su hija mayor, Alex (Scarlett Johansson), se prepara para ingresar a la universidad; y su esposa (Marg Helgenberger) le anuncia que esta embarazada. Si Dan, a sus 51 años, necesitaba una excusa para caer en una crisis de mediana edad, ahora tiene tres.

Si tan sólo la película se comprometiera con el predicamento de su personaje. Weitz abarca mas de lo necesario, incluyendo una sub trama romántica que supone otro punto de contención entre Dan y Carter. Añada además una denuncia sentimental y poco convincente de la ambición en el mundo de las altas finanzas, que finalmente sirve dar una cómoda salida. Al final, la película pretende reconfortar en lugar de confrontar. Si funciona, es por el excelente trabajo de Quaid y Grace. Juntos superan las metas que el guión y la dirección imponen para ellos. La tensión entre ambos y los vaivenes de poder que ejecutan, dentro y fuera de la oficina, son fascinantes. Cuando están juntos, esta comedia ligera se siente mas gratificante y sustancial de lo que realmente es. El verdadero “jefe” de Hollywood, es esa abstracta audiencia que sólo busca un final feliz. Todo el que pretenda longevidad en la empresa del cine debe resignarse a satisfacerlo.

  • Publicada originalmente en octubre, 2007.

Deja un comentario