«EPIC MOVIE» (Jason Friedberg & Aaron Seltzer, 2007)

«EPIC MOVIE» (Jason Friedberg & Aaron Seltzer, 2007)

Borat va a Narmia y otros caprichos: «Una Loca Película Épica» busca humor en la libre asociación de películas.

Para ver “Una Loca Película Épica” tiene que ir al cine y pagar su entrada, sentarse entre conocidos y/o extraños con alguna golosina sobrevalorada en la mano, aire acondicionado y olor a alfombra guardada. Pero no verá una película en el sentido estricto de la palabra. Lo que verá es una serie de sketches de supuesta hilaridad, imitando escenas de recientes éxitos de taquilla. Me niego a darle el adjetivo de “ épico” a películas como “El Código Davinci”, “ Nacho Libre”, “X-Men 3” y “Las Crónicas de Narnia” , “ Serpientes a Bordo” y “ Piratas del Caribe”.  El inflamado “blockbuster” de Hollywood merece ser objeto de burla.  En el fondo, se detecta el resentimiento de los adultos forzados a ver películas cada vez mas infantiles y absurdas con el sentido de irgencia reservado a eventos imprescindibles. Pero esa semilla de hostilidad pasiva-agresiva no florece. El tratamiento que recibe es casi de respetuosa cita literal. Las únicas diferencias son el modesto presupuesto y los destellos de comedia física  (los personajes  reciben golpes en la entrepierna), comedia escatológica (los personajes despiden flatulencia, orines, vómito) e inuendo sexual (situaciones carnales, intercambian fluidos). Como decía el inmortal Pee-Wee Herman, es tan divertido que olvidé reirme.

Héchele la culpa a David Zucker y Jim Abrahams. Con “Y Donde Está el Piloto?” (Airplane!, 1980) soltaron sobre el mundo esta especie de sátira post-modernista empeñada en burlarse del cine y de la cultura popular en general. En aquel entonces, el blanco era el cine desastre, un sub-género que ya alcanzaba los límites de la auto-parodia. El modelo se ha aplicado posteriormente al melodrama policial (la serie “Naked Gun”) y el cine de horror juvenil (la serie “Scary Movie”). Progresivamente se han destilando fuera de la fórmula el afán narrativo y el interés humano. El taquillerazo comercial es tan vacío en sí mismo, que casi no deja nada de que burlarse.

La trama de“Epic Movie”  es tan tenue que puede ver la película sin verla. Esta diseñada para que salga al baño, compre palomitas, chatée con su telefono, platique con el vecino de asiento…vuelva a ver la pantalla minutos después y no se habrá perdido de nada. Porque nada de consecuencia alguna pasa en ningún momento. Peor aún, ni siquiera los actores están conectados con sus acciones en pantalla. “Airplane!” sigue siendo divertida después de 27 años porque Julie Hagerty y Robert Hayes se comprometen seriamente con sus ridículos personajes. Aquí, los actores ni siquiera tratan de disimular ante el crudo artificio. Fred Willard y Jennifer Coolidge pueden arrancarle alguna sonrisa, pero viene mas por el recuerdo de otras películas que por esta velada para adolescentes libidinosos. Hay suficientes guiños a programas de MTV como para descubrir cual es realmente la audiencia meta. Uno tiene que tener 18 años, estar borracho y no poner atención del todo para divertirse.

  • Publicada originalmente en mayo, 2007.

Deja un comentario