Cultura Pop: “Cincuenta Sombras de Grey”

"Esto me va a doler más a mí que a vos": el crítico antes de ver '50 Sombras..."

“Esto me va a doler más a mí que a vos”: el crítico antes de ver ’50 Sombras…”

Ya esta en línea mi reseña de “50 Sombras de Grey”, la película basada en la primera novela de la trilogía de la escritora E.L. James. El texto nació como una “ficción de fan” sobre personajes de “Crepúsculo”, que la incipiente escritora después decidió re escribir como un producto independiente, pero con aspiraciones a suplantar a su modelo. De hecho, lo consiguió. La novela se convirtió en un best-seller, que se transfiguró en una trilogía de libros. La inevitable adaptación cinematográfica llega ahora, como profecía que se cumple. En su primer fin de semana de proyección, la película amasó $90 millones en la taquilla de EEUU, y $158 en 55 países del mercado internacional, para un total de $248 millones de dólares. Nada mal para una producción que costó apenas $40 millones. Eso quiere decir que vendrán dos películas más, o tres, si al igual que con “Harry Potter”, “Crepúsculo” y “Los Juegos del Hambre”, el estudio decide dividir el último tomo en dos entregas.

Enhorabuena, fans de Mr. Grey. La crítica ha destrozado a la película, pero tendrán más de ella. En realidad, es difícil resentirle la diversión a sus fans. Cada generación tiene una película que les abre una ventana al mundo adulto del sexo. Mientras más mala sea la película, funcionar mejor mientras menos conocimiento se tenga del tema. El equivalente para mi generación fue “9 1/2 Weeks” (Adrian Lynne, 1986), estandarte del erotismo “soft-core” de los ochentas que fracasó en la taquilla, pero encontró una audiencia en los mercados secundarios del cable y el VHS. Kim Basinger y Mickey Rourke dramatizan un romance con una dinámica muy parecida al de Mr. Grey y Anastasia, con la diferencia de que el personaje de Basinger no es tan estúpidamente ignorante de las cosas terrenales.

No he vuelto a ver la película desde finales de los 80s, pero sospecho que no es muy buena. Ahora, se ve dignificada por el aura de nostalgia. Vea el trailer a continuación. Basinger se ve bellísima. A diferencia de Anastasia, parece una mujer de verdad, no una chica demasiado joven para padecer el síndrome de Peter Pan. Rourke todavía parece el heredero de James Dean. Esta a años luz de destrozar su rostro en una malograda carrera de boxeador, y deshacer su carrera por culpa de su conducta auto-destructiva.

Bien puede ser que “9 1/2 Weeks” sea tan ridícula como “50 Sombras de Grey”, pero recuerdo con cariño las gratuitas secuencias musicales que delatan su nacimiento en la era dorada de MTV: Basinger haciendo un streep-tease amateur al ritmo de Joe Cocker cantando “You Can Leave Your Hat On”; o una cita romántica ambientada por Bryan Ferry, en su época post-Roxy Music.

¿Saben que?, ya no lo dudo. “9 1/2 Weeks” es tan ridícula como “50 Sombras de Grey”. ¡Pero tiene mejor banda sonora!

Me dan un poco de envidia las generaciones anteriores, afortunadas en tener ventanas al misterio del sexo que también funcionan como buenas películas. Busque “Belle de Jour (Luis Buñuel, 1967); “Las Tango in Paris” (Bernardo Bertolucci, 1972) o “El Imperio de los Sentidos” (Nagisa Oshima, 1976). Afortunadamente, las tres han sido editadas en DVD y son relativamente accesibles. Mientras me aburría con las negociaciones contractuales de Mr. Grey y Anastasia, no podía dejar de fantasear con meterme a la cabina de proyección y cambiar la película por cualquiera de esos tres clásicos. Le hacen honor a los misterios de la sexualidad humana. Y hubieran escandalizado de verdad a los aprendices de dominantes y sumisos.